Español Poetry — 12 March 2012

por

María Angélica Urbina Herlitz

 

Rondan impacientes
figuras anónimas
cifras erradas.
Soy la Ley
sobre el tapiz de lamentos.
Trasgredo normas indecisas
con piedad temblorosa
ante un anciano desheredado.

Tras el escritorio pregunta el humilde
La Ley vendada responde:
-usted no trajo planos, señor,
y su escrito está borroso.

Manos de puños blancos
ordenan carpetas.
Soy ministro de fe,
descifro códigos
en los mapas de la ciudad.

Cada día a golpe de sellos
ingreso papeles sin fecha
reviso deudas y firmas.

-Señor, no importa
deje la fotocopia no más-
le visitará la Ley.

El carné es una huella
adiestrada
en el ajedrez del celo.
Indago nombres
en la base de datos.
Sacudo el sistema
abro mi pecho
cae una flor.

Son las 2 de la tarde.
-Vaya a almorzar, señorita-
-No se preocupe, señor
para servir estamos-

La sala está vacía.

Sombras de papeles
sin traducir.
Deshojo mi bufanda gris
me pinto de azul.
Soy otra vez
ciudadana contribuyente.

Share

About Author

(0) Readers Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


3 + = eleven